Tanto el índice francés como el italiano confirman las estructuras de ending diagonal que veníamos anunciando. Mientras no superen los bajos de onda dos no podemos descartar que haya una vuelta con nuevos máximos y que estén todavía en onda cuatro, pero el aspecto es terminal aunque al CAC le quedarán unos puntillos para llegar al objetivo.