El principio del fin

Por Agustín López sobre el tema
Agustín López
Agustín López no ha puesto su biografía aún
El usuario no está conectado
Sep 17 Artículo

Hay eventos especialmente significativos cuya transcendencia es muy superior al resto, en el día a día es difícil calibrar su impacto futuro, pero cuando se viven la sensación de que algo distinto ha sucedido se siente en cada poro de la piel. Esto fue lo que aconteció el pasado 13 de septiembre. Cuando leí en la pantalla de mi ordenador que Bernanke no sólo se había atrevido a lanzar un nuevo QE sino que lo había hecho con carácter permanente, un golpe de sangre fluyó hacia mi cabeza y mi respiración se detuvo, mi cuerpo me estaba diciendo que aquella no era una noticia más. Durante unos minutos me quedé sin reaccionar, necesité dormir una noche para digerir lo que significaba. Era la respuesta a un artículo que había escrito el 25 de septiembre del 2.010 “Bernanke decide como pagar la factura” Resultaba difícil de creer, pero era evidente que el bueno de Ben había decidido hacer trampas y pagar las deudas con fotocopias.

Ya estábamos alertados, los gráficos nos indicaban que en julio podría haber acabado el mercado bajista iniciado en el 2.007 de forma prematura (unos meses antes de lo esperado) con una onda fallida producida por la primera intervención de Draghi. El presidente del BCE había dicho que actuaría y que su actuación no iba a defraudar a los mercados, con posterioridad había anunciado “compras ilimitadas” y ahora el de la FED las anunciaba “indefinidas”

Thelma y Louise se habían cogido de la mano y habían decidido no enfrentarse a las consecuencias de sus actuaciones pasadas sino huir hacia delante acelerando hacia el precipicio: imprimir lo que haga falta y hasta que haga falta.

El pulso entre los Bonos y el oro, se decidía en favor del oro y lo confirmaban las Bolsas que hasta entonces se habían mantenido neutrales: la salida por la que se va a intentar solventar  la crisis es la que lleva el rótulo “inflación”

La impresión de papel moneda había alcanzado niveles históricos antes de estas decisiones bajo la excusa de rescatar entidades financieras demasiado grandes para caer pero el mensaje ahora es “no hemos hecho más que empezar”

¿Qué significa la creación de inmensas cantidades de billetes sin un incremento de riqueza que las respalde? Que habrá más billetes para comprar las mismas cosas y que por tanto éstas subirán de precio mientras aquellos se depreciarán: inflación de activos.

Había expresado anteriormente la imposibilidad de que hubiera una nueva onda alcista en el ciclo por la falta de “dinero fresco” Los ciclos alcistas necesitan de la participación de la masa que empuje los precios hacia arriba con la aportación de sus ahorros y en la situación actual de endeudamiento generalizado esto es imposible, al mismo tiempo tampoco era posible una gran bajada pues las acciones estaban en poder de las manos fuertes que las habían acumulado durante el pánico del 2.008 con el dinero aportado por los bancos centrales. Lo lógico era pensar que el suelo esperado para este año diera lugar a unos años de rebote sin más pero ahora la situación ha cambiado, “el dinero fresco” necesario puede existir, es el que van a imprimir los bancos centrales, es decir, la masa va a participar en un nuevo impulso alcista pero esta vez sin decidirlo voluntariamente y sin saberlo.

Bernanke y Draghi imprimirán dinero y se lo entregarán al circuito financiero que se encargará de cambiarlo inmediatamente por oro, acciones, materias primas, inmuebles y cualquier activo que tenga valor real y que sirva de refugio contra la depreciación ineludible de un papel moneda en constante incremento. Sin embargo nada o muy poco de este dinero llegará a la calle, comparar los gráficos de los balances de los principales bancos centrales con el de la velocidad del dinero en circulación deja este escenario absolutamente claro.

En esta dinámica las deudas impagables actuales, valoradas en una divisa cualquiera, empezarán a adelgazar por la depreciación de la moneda en la que están nominadas, al mismo tiempo todos los activos se moverán al alza haciendo resurgir la inflación y enriqueciendo a los privilegiados que reciben el dinero de los bancos centrales que nos son otros que aquellos que provocaron esta crisis. Mientras tanto la economía real seguirá aletargada, sin dinamismo, pues casi todo el dinero se retendrá en el ámbito financiero por lo que los sueldos seguirán estancados, los impuestos al alza y los bienes de consumo básicos incrementarán su precio notablemente, con lo que en unos años una gran masa de ciudadanos habrán visto reducido su poder adquisitivo dramáticamente. Esta es la forma en la que las masas volverán a sustentar una nueva burbuja.

Esta forma obligada de hacerlo y la discriminación tan brutal que se va a producir entre el trato dado a la élite financiera y al resto de ciudadanos llevará a grandes tensiones sociales en los próximos años ¿cómo van a aceptar los trabajadores una disminución tan drástica de su nivel de bienestar mientras un puñado de individuos se hace inmensamente ricos con su sacrificio?

Entremos en el terreno de la especulación. La población sólo ha aceptado un escenario así cuando las circunstancias han generado una situación aún más dramática, es lo que hemos visto en las dos anteriores guerras mundiales, ambas precedidas también por fuertes crisis económicas. En otras palabras, sólo se podría aceptar esto en un clima de guerra que lo justificara y lo camuflara, y ahora cabe preguntarse ¿tendrá esto algo que ver con la desaparición “espontánea” y “precipitada” de un gran número de dictadores en los países musulmanes durante el año pasado? ¿serán los altercados que estamos viendo ahora a raíz de un film ofensivo contra Mahoma un test para comprobar hasta que punto está cohesionado y preparado el fanatismo religioso musulmán? Cada cual debe sacar sus conclusiones, yo no puedo más que incitar una tormenta de ideas sobre hipótesis de futuro.

Y puestos a ello podemos razonar: EEUU ya no es la gran potencia económica que fue, ni puede serlo, ya no es competitiva, y ha pasado de ser acreedor al mayor deudor del mundo, sin embargo mantiene la hegemonía financiera y militar, por eso defiende a Wall Street a capa y espada y por eso manda sus tropas a cualquier sitio que se lo permitan, pero no olvidemos que la riqueza financiera es virtual y que tarde o temprano se desinflará, no podrán seguir haciendo crecer el suflé de forma indefinida por medio de apalancamientos, derivados, productos de ingeniería financiera cada vez más sofisticados y complicados e inyecciones de liquidez sin fin. Lo saben. De la misma manera que saben que no podrán pagar su inmensa deuda, de la misma forma que saben que la riqueza financiera es perecedera y artificial, y que sus estrategias militares son muy caras amén de peligrosas.

El poder económico real está ahora en Oriente, pero Occidente no va a dejar que le desbanquen sin luchar. A los chinos no les va a gustar nada lo que está haciendo Bernanke, con la cantidad de dólares que tienen, aunque ya lo suponían, es la razón por lo que las Bolsas USA están cerca de máximos históricos y las Chinas cerca de los suelos. No tardarán en imitarle, el valor del yuan es esencial.

La crisis económica motivada por las subprime fue de diseño, las crisis europea también lo es, con el objetivo de forzar una unión política total, la “primavera” árabe también, nos faltaba esta pieza que ha puesto ahora Bernanke. Todo apunta, como indica el oro desde hace 12 años, que el plan es romper la baraja, acabar con el sistema monetario para hacer borrón y cuenta nueva. No sé cuanto llevará el proceso ni cuantas fases le quedan pero el final puede ser la creación de un nuevo orden articulado por una moneda global o semiglobal probablemente electrónica que cambiará radicalmente el mundo actual tal y como lo conocemos. Parece ciencia ficción pero los pasos necesarios se están dando y la élite que dirige el planeta no da puntada sin hilo, nada pasa por casualidad y la realidad siempre supera a la ficción. Los Estados actuales serán sustituidos por amplias zonas económico-políticas, el papel moneda por algún artilugio tecnológico con la excusa de evitar la economía sumergida, el tráfico de armas , de drogas y los paraísos fiscales.

Para ello tendrán que desaparecer las monedas actuales, los EEUU tal y como los conocemos y los Estados europeos soberanos, Bernanke dio un paso definitivo en esta dirección la pasada semana.

Es mi opinión, espero que les sea útil para que forjen las suyas. La probable subida de las Bolsas en los próximos años será de las más tristes y antipáticas que haya habido nunca.

A pesar de lo dicho conviene abrir una ventana de precaución para los 100 días que restan de año, donde esperaba el suelo correctivo, por los siguientes motivos:

- Los recuentos están en un momento muy delicado y necesitan confirmación.

- Las revalorizaciones del último mes y medio han sido muy rápidas y abultadas.

- El periodo estacional es propicio para giros en mercados con rally alcista en curso.

- La última onda bajista no llegó a los objetivos.

- La economía USA puede confirmar otra recesión de inmediato.

- Las elecciones USA. No olvidemos que Romney dijo que destituiría a Bernanke si ganaba y ya ven como le ha respondido éste.

- La concreción del rescate español.

- La decisión sobre el futuro de Grecia, pospuesta hasta después de las elecciones USA.

- La presión sobre Irán, en espera hasta que haya presidente USA.

- El acantilado fiscal USA.

Tags: Untagged

Acceso Usuarios

Calendario

Loading ...

Archivos del blog

Buscar

Ruta: Agustín López > El principio del fin