Una reflexión para el ciclo

Por Agustín López sobre el tema
Agustín López
Agustín López no ha puesto su biografía aún
El usuario no está conectado
Sep 12 Artículo

Mi visión. Los más antiguos recordarán aquel primer recuento publicado en julio del 2.007 titulado "techo de largo plazo" al que siguió otro en octubre del 2.007 titulado "Credit crunch: el comienzo de un gran mercado de osos" Entonces recomendé liquidar todas las acciones y olvidarse de ellas hasta finales del 2.012 o principios del 2.013, al menos hasta que viéramos los mínimos del 2.003, e indicaba que el único activo que veía claro para compra era el oro.

A principios del 2.009 señalé que la caída era demasiado rápida y que debería haber un fuerte rebote para ajustar precios y timing. Esté se produjo y se tomaron posiciones alcistas en el nivel 7.200 que fueron cerradas entre septiembre y octubre de ese mismo año entre los niveles 11.300 y 11.500. Desde entonces no hemos hecho más que recomendar cortos una y otra vez. Realmente ha sido muy pesado porque los intentos de la Fed por sujetar las bolsas provocaron un mercado lateral alcista en Wall Street, Dax y Footsie y lateral bajista en el resto de Europa que se ha prolongado hasta el 2.011. Pero finalmente los argumentos que dábamos para insistir una y otra vez en que era imposible que estuviéramos en un nuevo mercado alcista y que a lo que asistíamos era a una onda B, tramposa y manipulada como pocas en la historia, han resultado acertados.

La onda C de este mercado bajista iniciado en el 2.007 ha comenzado ya y estamos en la última parte de su primera onda. Pronto veremos un rebote fuerte y sostenido que hará pensar a muchos que el mercado ha hecho suelo, pero no será así, la siguiente onda a la baja dejará bien claro que estamos en un verdadero mercado bajista y  los mínimos del 2.009 quedaran atrás, quizá muy atrás.

No es lo que más nos gusta para que vamos a engañarnos. El lado corto es triste y poco rentable, triste porque la economía sufre y los ciudadanos también, triste porque se pueden producir situaciones muy desagradables donde lo de menos sea qué ocurre con la bolsa, situaciones en las que, hasta los que acierten pueden salir perdiendo, espero que no lleguemos a tanto, pero la posibilidad está ahí, una prohibición de cortos tan duradera como la actual no es una buena señal. Habrá que vigilar a los bancos muy de cerca en las próximas semanas, la situación podría acabar como el rosario de la aurora, no vamos a ser alarmistas pero sí sensatos. Y poco rentable porque el lado corto, por eso se llama así, nunca puede dejar un beneficio de más del 100%, es el límite, salvo que su utilice un gran apalancamiento que siempre es peligroso, como está demostrando esta crisis.

Algún día volverá el mercado alcista y arrancará desde precios increíblemente buenos, entonces se podrán obtener, en el lado largo, beneficios del 300, 500, 1.000 % ya se verá, y además con todo el mundo feliz.

Mientras tanto hay que reconvertirse de inversor en trader e ir sorteando todos los meandros de este rió en descenso hasta llegar a las aguas tranquilas. Poca tranquilidad habrá ya en este año y especialmente en el que viene, hemos entrado en zona de rápidos.

Iremos desgranando los recuentos y viendo las dos posibilidades que existen a largo plazo. A final de año ya estará claro cual de las dos se impone.

Por lo pronto sigo manteniendo mi escenario de origen con suelo para el 2.013. Ahí habrá mercado alcista o rebote muy fuerte durante cuatro años. Pero ya habrá tiempo para hablar de ello, ahora a los rápidos.

Tags: Untagged

Acceso Usuarios

Calendario

Loading ...

Archivos del blog

Buscar

Ruta: ARTICULOS > Agustín López > Una reflexión para el ciclo