Tomates rojos

Por Agustín López sobre el tema
Agustín López
Agustín López no ha puesto su biografía aún
El usuario no está conectado
Abr 23 Artículo

El discípulo se acercó al maestro zen y le preguntó ¿maestro, cuándo alcanzaré la iluminación? El maestro respondió: cuando no pienses en tomates rojos. El discípulo, confundido, volvió a su lugar de meditación sin entender cual era el significado pero con la certeza de que aquellas palabras escondían un gran secreto. En su mente permanecía la imagen de unos espléndidos tomates rojos.

Conocerse a uno mismo es la llave maestra y un paso en este camino es comprender que el pensamiento racional es una pequeña parte de la mente, la más inconsistente, la punta del iceberg. Bajo la línea de la conciencia, sin que nos percatemos, está la mayor parte, la sumergida, la más potente y la que determina nuestras acciones. Conocer su funcionamiento es imprescindible para sacarla a flote y poder utilizar los numerosos recursos que esconde. La premisa esencial es reconocer que esta parte de la mente no utiliza palabras. Se expresa con imágenes y emociones. La primera consecuencia es simple, el inconsciente no maneja razonamientos abstractos, verbales ¿Cómo puede representarse en una imagen real “cuando no pienses”? Por eso al decir el maestro “cuando no pienses en tomates rojos” éstos aparecen inmediatamente en la mente, de ellos sí hay imágenes guardadas en los archivos inconscientes. A continuación surgirán las emociones asociadas, me gustan, tengo hambre, me comería uno, que bonitos son, o recuerdos asociados a eventos que ocurrieron con la participación de un tomate, una cena, un incidente, el puesto del barrio, el recuerdo de un viaje o lo que sea, los archivos inconscientes son inmensos. Cuando quiera darse cuenta quizá su estado de ánimo haya cambiado dependiendo de la emoción que viniera asociada con la imagen, y posiblemente determine una actuación futura, irse a comer, llamar a alguna persona que apareció en esos recuerdos, o la decisión de volver a Estambul donde vio aquel colorido puesto de verduras. La casuística es inagotable. También puede suceder que inmediatamente reciba otro estímulo que borre de un plumazo los tomates y recomience el proceso mandándole en otra dirección. De cualquier forma este es el funcionamiento.

Este proceso es siempre así, da igual que usted quiera adelgazar, dejar de fumar o invertir en Bolsa.

Para un trader es imprescindible conocerlo, debe saber como funciona ese diálogo interno y cuales son sus consecuencias, porque al otro lado están lo que llamamos “manos fuertes” y juegan con muchas ventajas, manejan la información, conocen este mecanismo y pueden dispararlo o manipularlo, tienen más recursos y utilizan el dinero de otros. Visto así está difícil. Así es, por eso el 90% fracasan, pero se puede estar en el lado ganador si se sabe como hacerlo.

Por mucho que se haya planeado una posición y por bien que esté razonada, en cuanto se haga efectiva, este proceso se pondrá en marcha, ahora usted mirará los mismos gráficos y le parecerán diferentes, o repasará los razonamientos que le llevaron a tomar la decisión y volverá a matizarlos. La adrenalina ha estimulado todo su organismo y en el inconsciente ya vuelan los archivos que guarda y que tienen relación con momentos similares.

El organismo asocia la adrenalina con supervivencia, y por tanto con peligro y situación de urgencia. Si su pulso y respiración se han acelerado no puede pretender que su inconsciente permanezca impasible, está buscando toda la información disponible para casos parecidos. Lamentablemente junto a ocasiones en las que la situación se desarrolló favorablemente le mostrará más en las que no sucedió así porque con la supervivencia no se juega y su instinto de protección tenderá a evitar males en mayor proporción que a esperar recompensas. Si en estos momentos usted lee alguna noticia que contenga palabras como riesgo, caída, desastre, pérdida, crack, o algo similar, su inconsciente le surtirá de toda una filmoteca de imágenes que vendrán asociadas a emociones desagradables que inundarán de fantasmas sus razonamientos. Cuando quiera darse cuenta estará inquieto, estresado y posiblemente dispuesto a deshacer su posición e incluso a tomar la contraria.

El inconsciente no distingue la realidad exterior de la que se proyecta en su mente, para él son iguales y su cerebro pondrá en marcha los mecanismos biológicos de igual manera, tanto si usted está viviendo un acontecimiento, como si lo está imaginando, o soñando. No discrimina jamás, por eso no entiende que es sí y no, sólo experimenta, no emite juicios, para él todo es parte de la misma película (quizá tenga razón) El que hace esto es el cerebro racional que sólo mediante entrenamiento podrá imponerse a esta fuerza mucho más poderosa y emocional.

A pesar de todo, este niño grande, es, como todo niño, maleable, sólo hay que saber mandarle la señal adecuada. Todas las personas que hablan en público tienen un nivel mayor o menor de nerviosismo, es el mismo mecanismo que puede atenazar al orador y dejarlo en blanco. Los más experimentados suelen tener un vaso de agua a mano del que dan un trago de vez en cuando ¿porqué? Por que el organismo esta diseñado para aligerarse en caso de peligro, es la razón por la que los esfínteres se sueltan cuando se siente un miedo intenso, de esta forma si se toma un sorbo de agua el organismo entiende que, si se le está alimentando, es porque no existe un gran peligro e inmediatamente se relaja. De igual forma funciona respirar lenta y profundamente o escuchar música, entre otras muchas cosas. Eso detendrá el proceso o lo minimizará. Lo que no se debe hacer es aumentar el número de estímulos que incrementen la sensación de riesgo así que no se ponga a leer noticias, mirar gráficos antiguos o a consultar a un colega. Mantenga su posición mientras su planteamiento esté funcionando, cuando se haya materializado o haya comprobado que era erróneo, deshágala sin miramientos.

Si estaba equivocado y tiene pérdidas el proceso se retroalimentará y le surtirá de nuevas emociones negativas, entonces por evitar las consecuencias quizá decida continuar con la posición a pesar de que ya no sabe donde se encuentra, esto le llevará a un círculo vicioso muy peligroso en el que muchos traders han quedado fuera de combate.

El inconsciente toma la realidad como un conjunto único, no etiqueta subir o bajar, ganar o perder, para él todo es simbólico y está conectado, de ahí lo extraño que pueden ser los sueños para la mente racional. El entender la realidad como un “todo” conectado, que como hemos visto puede ser un gran obstáculo, también puede convertirse en la mayor de las ventajas si se sabe y se acepta. Si consigue “no pensar en tomates rojos” y dejar la mente absolutamente en silencio y alerta entonces esa fuerza inconsciente, que nunca descansa, lanzará sus tentáculos de interconexión hacia fuera y volverá con su mensaje en forma de intuición, presentimiento, revelación o simple pieza de puzzle, y aunque parezca mentira, será el camino acertado. Un convencimiento profundo de lo que va a pasar se abrirá camino y lo más increíble…sucede. La bombilla se enciende ¿la iluminación?

 

Tags: Untagged

Acceso Usuarios

Calendario

Loading ...

Archivos del blog

Buscar

Ruta: ARTICULOS > Agustín López > Tomates rojos